• Fecha: Nov 28, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría

El EspectadorDesde hace unos años es común realizar pagos de servicios, tarjetas y demás operaciones financieras desde la web. En Colombia 4,3 millones de personas realiza transacciones bancarias desde su casa o el trabajo, por la comodidad que ofrece este sistema a los usuarios. De manera similar, en el país también han aumentado los fraudes cibernéticos: clonación de tarjetas bancarias, vulneración y alteración de sistemas de cómputo para recibir transferencias electrónicas mediante la manipulación de programas, por mencionar algunos casos.
“No significa que dejen de utilizar los servicios de banca en línea o realizar pagos en establecimientos con tarjetas, sino de poner atención y tomar las precauciones necesarias a la hora de utilizarlas. Muchas veces, los datos sustraídos pueden ser utilizados para duplicar tarjetas, acceder a los sistemas informáticos personales o de la empresa, e incluso solicitar créditos en nombre del cliente”, señaló Andrés Velázquez, presidente y fundador de Mattica, primer laboratorio de Investigaciones Digitales en América Latina.

En Colombia, 19 millones de personas están en el sistema financiero, de los cuales 15,5 millones cuentan con tarjeta débito y 8 millones con tarjetas de crédito, quienes deben estar atentos a cualquiera de las siguientes formas con las que pueden ser víctimas de los estafadores cibernéticos.

Según el directivo, uno de los fraudes cibernéticos más frecuentes es el “phishing”, una forma de robo de información financiera a través de correos electrónicos, enviados supuestamente por una empresa “confiable”, con links a portales de internet que suplantan a la entidad bancaria o a la tienda online. De esta manera, los delincuentes solicitan datos e información personal tales como cuentas bancarias, claves de acceso, etc. enviando un mensaje de error en la conexión para que los usuarios no descubran el fraude.

“ Otro tipo de fraude es el «vishing», que es cuando le piden al usuario comunicarse a un número telefónico fraudulento; el «pharming», que ataca el computador del usuario o del proveedor del servicio de Internet para redireccionar a portales falsos; y el «smishing», por medio de esta modalidad los ciberdelincuentes piden visitar enlaces de Internet fraudulentos a través de mensajes de texto (SMS) al celular”, explicó el investigador forense.

Una modalidad común en Colombia es la clonación de las tarjetas de crédito o débito en cajeros electrónicos, en los cuales los delincuentes instalan un dispositivo similar al lector de la información de la tarjeta, llamado «Skimmer», acompañado de diminutas cámaras en las cuales copian la clave. Asimismo, lo utilizan los empleados en establecimientos públicos para tomar la información de la tarjeta cuando el cliente va a realizar el pago, en especial con las tarjetas de crédito, las cuáles no necesitan clave.

Para evitar ser víctima de fraudes cibernéticos, el laboratorio de investigaciones digitales Mattica hace las siguientes recomendaciones:

  1. Mantener al día las actualizaciones de tu navegador y antivirus.
  2. No proporcionar ninguna clave o datos personales a nadie que las pida por e-mail, teléfono o SMS.
  3. Cambiar periódicamente tus contraseñas.
  4. No acceder a la banca online en lugares públicos o desde computadoras que no sean la propia, ya que podrían contener software para capturar información personal o de tus cuentas.
  5. Imprimir los comprobantes al momento de realizar alguna operación de banca en línea.
  6. Estar alerta a posibles cambios o apariencias extrañas de los sitios web que visitas.
  7. Siempre cerrar cualquier sesión en la que ingreses al terminar tus operaciones.
  8. Revisar detalladamente los cajeros automáticos al momento de realizar una transacción para asegurarse que no tenga ningún elemento extraño.
  9. No perder de vista la tarjeta cuando se realicen pagos en establecimientos públicos.

Fuente: El Espectador

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.