• Fecha: Sep 19, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría

VanguardiaEl mundo que conocieron ha cambiado aceleradamente, hoy se ven rodeados de avanzada tecnología que incluso algunos sólo imaginaron en una película de ciencia ficción, sin embargo, eso no ha impedido a los adultos mayores adaptarse a los nuevos equipos para aprender, estar en contacto con su familia y hasta encontrar el amor.

En México está en marcha un proceso de transición demográfica. El Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, señala que el número de personas con 60 años o más se incrementa como consecuencia de un alargamiento en la esperanza de vida.

En la actualidad este grupo en México está conformado por cerca de 10 millones de individuos, es la población con una mayor tasa de crecimiento que hoy representa aproximadamente 8.9%, mayormente mujeres.

Pese a que este sector se ha visto rezagado en términos de uso de tecnología, cada vez hay más interesados en aprender y aprovechar sus beneficios, de hecho, algunos estudios científicos aseguran que el uso de una computadora es útil en la conservación de su salud pues brinda estimulación sensorial, contribuye a la agilidad y la memoria.

Sobre el tema, José Martín Molina, director de Posgrados de las Tecnologías de Información del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, explicó que “hace algunos años hablábamos de la omnipresencia de la computadora, hoy hablamos de la omnipresencia de internet porque nos relacionamos con él todos los días, lo cual ha hecho que las personas de la tercera edad cada vez más estén entrando al mundo tecnológico”.

Como parte de la Asociación de Estudiantes de Informática, el Tecnológico de Monterrey ofrece una escuela para padres que actualmente capacita un promedio de mil personas, de las cuales un porcentaje importante son adultos mayores, quienes manifiestan sus necesidades e interés en la tecnología.

Con base en la experiencia el académico señala que este sector de la población utiliza internet para revisar su correo electrónico, realizar actividades como trámites o pagos, buscar información y divertirse, por ejemplo a través de las redes sociales en las que, a diferencia de los jóvenes, no comparten su vida sino que buscan estar en contacto con su familia y amigos.

No obstante, se trata de uno de los grupos más vulnerables al no poder identificar el software malicioso o actividades de fraude como el phising y robo de identidad.

Sitios para encontrar pareja

Molly Holder, una mujer viuda de Estados Unidos de casi 90 años encontró el amor en el sitio de citas “Match.com”. Su hoy esposo Ed Nisbett le propuso matrimonio apenas unos meses después de haberla conocido. Hoy ambos dicen querer pasar lo que les quede de vida juntos.

El portal “Match.com” ha detectado que en los últimos años ha crecido el número de usuarios mayores de 50 años que desde internet están en busca de nuevos amigos o una nueva relación, generalmente luego de sufrir una separación o la muerte de su pareja anterior.

El sitio electrónico señala que en Latinoamérica es una realidad que la población está envejeciendo a mayor escala, por lo cual las personas de la tercera edad están decidiendo utilizar las herramientas de la era 2.0 como lo son las redes sociales para reencontrarse con el amor.

Actualmente, en promedio 30% de los usuarios de Match tienen más de 50 años. En Estados Unidos el número de adultos mayores inscritos va en aumento, en Latinoamérica los más asiduos al servicio se encuentran en Brasil, México y Argentina; hecho que se explica dado que son naciones con un gran número de internautas.

“Las personas mayores no van a un antro, pero llevan en su interior el deseo de encontrar a una nueva persona con quien compartir su futuro, volver a sentir el amor y la página de Match es una posibilidad muy buena porque pueden conocer gente”, dijo Claudio Gandelman, Presidente de “Match.com” para Latinoamérica.

Match explica que para los jóvenes es más sencillo encontrar una pareja ya sea en la escuela o en una fiesta, pero para los adultos mayores las opciones se reducen por lo cual están encontrando en internet una nueva ventana.

Respecto al tema de la seguridad Gandelman apunta: “Sabemos que el internet puede ser lo más seguro o lo más peligroso que hay, por ello damos a los usuarios tips de cómo comportarse en la red, por ejemplo, el que no den sus contraseñas o sus datos del banco”.

También recomendó a quienes conozcan a alguien en internet pedir un teléfono fijo, buscar sus perfiles de redes sociales para saber quiénes son sus amigos, hacer preguntas acerca de su trabajo y finalmente, el día del encuentro, tener la precaución de dejar un teléfono y toda la información de dónde y con quién van a estar para que un amigo o su hijo se cerciore de que todo está bien.

Por último, el directivo invitó a más personas mayores a experimentar un portal de citas, “deben intentarlo, tener la experiencia, verán que es algo muy entretenido, van a conocer gente, platicar con personas e intercambiar experiencias de vida. Tenemos cientos de historias de personas que han cambiado su vida que nos dicen que gracias a la página están enamorados o se casaron”.

Los ancianos son presa fácil

• Por contar con ahorros y un patrimonio estable, los adultos mayores son uno de los sectores más codiciados por los ciberdelincuentes quienes dirigen a estas personas estafas como robo de identidad, pagos falsos de tarjetas de crédito, inversiones ficticias, fraude por premios o timos por sociedades de caridad inexistentes.

• A través de correo electrónico, mensaje de texto o llamadas telefónicas muchos adultos jubilados que pasan el tiempo en casa caen en estos engaños. “Hemos encontrado que ahora las personas de la tercera edad están accediendo cada vez más a internet, ingresando a sitios que están en inglés y a redes sociales, lo cual los hace más vulnerables a fraudes en línea”, explicó Andrés Velázquez, presidente y fundador de MaTTica.

Por lo anterior la empresa recomienda:

• No confiar en llamadas de premios y ofertas. De recibir estas llamadas se debe comunicar al número oficial de la compañía para corroborarlo.

• Nunca revelar información personal por teléfono, correo electrónico o internet, tales como números de cuenta, tarjeta o contraseñas. Las instituciones bancarias no solicitan estos datos por estos medios.

• Destruir documentos que contengan información personal o financiera antes de tirarlos a la basura, como estados de cuenta, vouchers y tarjetas bancarias que no se utilicen.

• Solicitar comprobantes de los movimientos y compras realizadas. Estos servirán para presentar una denuncia si se sufre un fraude.

• No proporcionar mucha información en redes como Facebook y Twitter.

Fuente: Vanguardia

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.