• Fecha: Mar 09, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría

Cuando la evidencia de un delito recae en una memoria USB, computadora de escritorio o netbook, entre otros equipos, los expertos en cómputo forense (o forensia informática) son capaces de rastrear, analizar y hasta recuperar la información para presentarla ante las autoridades del País. Dentro de esta disciplina también existe la forensia informática en dispositivos móviles, área poco explorada de acuerdo con Andrés Velázquez, director de Mattica, uno de los primeros laboratorios de investigaciones digitales en América Latina.

Este ramo se encarga de determinar pruebas principalmente en teléfonos celulares, smartphones, incluso en equipos tablets como el iPad.

Las investigaciones digitales en un dispositivo, precisó Velázquez, pueden llegar a costar desde 2 mil pesos el análisis.

“Tenemos dos aristas principales, el equipo móvil como medio comisorio de un delito o un medio para poder llegar a probar, por ejemplo con teléfonos celulares, para encontrar pruebas que dieran indicios como fraude u homicidio”, expresó Velázquez. Mensajes SMS, imágenes, mensajes de voz guardados en el equipo, llamadas entrantes y salientes, son pruebas que se pueden presentar en materia del código penal, mercantil o civil, en el País, de acuerdo con Velázquez En ciertos modelos de teléfonos celulares, apuntó el directivo de Mattica, se pueden llegar a recuperar mensajes eliminados en el dispositivo.

Velázquez ha tenido experiencia en forensia digital móvil para ocupar equipos móviles como pruebas dentro de instancias de lo familiar, es decir, para comprobar que existe un adulterio o que existe una relación extramarital con la ayuda de las pruebas en los teléfonos.

“En otro país de Latinoamérica, en un teléfono celular se pudo llegar a vincular la autoría de un homicidio de una persona, se encontraron imágenes de la víctima antes y después de cometer el homicidio”, describió el directivo. En México está penada la violación a un sistema de información, el castigo va desde seis meses a dos años de prisión, de acuerdo con el experto; sin embargo, el marco legal mexicano contempla como sistemas de información a equipos más robustos que un dispositivo móvil, como por ejemplo, un equipo de cómputo o servidor dentro de una empresa.

“Un teléfono puede llegar a ser considerado un sistema de información, pero por falta de cultura por parte de las autoridades no lo entienden como tal”, indicó Velázquez.

Para poder presentar una prueba digital de un dispositivo móvil tiene que estar en su medio y forma original, es decir, presentar el mensaje de texto en el teléfono donde originalmente fue recibido.

Hasta el momento, afirmó Velázquez, no hay una tipificación directa hacia los delitos informáticos en México, ya que falta un buen código de procedimientos, es decir, un manual para el manejo de las pruebas digitales. Sin embargo, los investigadores en la forensia digital se adecúan a procedimientos internacionales para llevar sus estudios.

“Contamos con cerca de 10 diferentes herramientas de diferentes costos para poder analizar los teléfonos celulares, agendas electrónicas, GPS y smartphones. La inversión es costosa, tanto desde la perspectiva de los equipos como de la capacitación para poder realizar las investigaciones”, explicó.

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.