• Fecha: Jun 10, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría

Recién esta semana confirmó Citigroup que fue víctima de un ataque en la que más de 200,000 registros con datos personales de clientes de tarjeta de crédito fueron puestos en riesgo.

El cómputo forense será el encargado de dictaminar cuáles fueron los métodos y posiblemente hasta dar con los responsables de la intrusión. Si el banco toma en serio la integridad de sus clientes también buscará las respuestas de las fuentes de la vulnerabilidad y cómo protegerse en el futuro.

Cada día escuchamos, los que estamos en la industria de más y más casos. Las recientes intrusiones a las diversas redes de Sony, este ataque a Citi, la supuesta intrusión a la cuenta de Mark Zuckerberg en Facebook, Google Gmail en China, Lockheed Martin, Epsilon, PBS… Todo esto pone al descubierto una mayor necesidad de medidas preventivas. Y en el tema de las correctivas, la disponibilidad de laboratorios de investigaciones digitales.

El mayor problema es que las empresas en muchas ocasiones no ven la necesidad de presupuestar seguridad informática, sobre todo las más pequeñas, pues no se ven como un potencial objetivo para los ladrones de información, los hackers y demás delincuentes digitales. No obstante esto, pequeñas y medianas empresas, al no tener los mecanismos de protección necesario son vistas como blancos fáciles. Sí, el crimen también es estratega, y sabe que puede ser más sencillo lograr una intrusión en una PyME y una vez hecho eso, salirse con la suya por falta de capacidad de reacción de la víctima.

Además, los impactos suelen ser igualmente monumentales para una PyME cuando sufren de un ataque informático. Cada quien tiene los problemas a sus tamaños, pero las grandes empresas, como Sony o Citi tienen la capacidad para resistir los impactos, mientras que en una micro o pequeña empresa, un ataque puede representar el fin del negocio.

La conclusión aquí está en definir presupuestos y ejecutar acciones de protección y prevención ante un potencial ataque, y desde luego, tener un plan de reacción en su lugar en caso de que llegue lo inesperado.

CABC / MaTTica

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.