• Fecha: Dic 13, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría
  • Expertos en ciberseguridad señalan que el problema no es la intercepción de llamadas o mensajes sino el uso que se les puede dar

ExcelsiorLa venta de software de inteligencia por parte de 119 firmas tecnológicas a diversos gobiernos –recientemente revelada por WikiLeaks– es una práctica preventiva, aunque de doble filo, consideró Andrés Velázquez, director general de Mattica, empresa de ciberseguridad que opera en México.

Y es que la publicación de 287 cables confidenciales sobre empresas de seguridad y su relación con gobiernos, filtrado por WikiLeaks el primer día de diciembre, ha originado un debate sobre el derecho a la privacidad de las personas, y el uso malintencionado que se puede hacer de la información que se recaba.

Entre las empresas que dan servicios de inteligencia cibernética a gobiernos están 30 que son públicas y que operan en 25 países, donde han vendido software de inteligencia para la intercepción de llamadas, mensajes, análisis de voz y otras operaciones que unos califican de invasivas, y otros de favorables.

Para Velázquez lo filtrado por WikiLeaks es información muy delicada, no por la novedad, sino porque deja ver el alcance de la tecnología y la posibilidad de que “así como la usa un gobierno, la puede usar un grupo delictivo”.

Entre las firmas que trabajan en sistemas de inteligencia están Cisco Systems, Hewlett Packard, Alcatel Lucent y Blue Coat Nokia Siemens, que realizó en 2009 un negocio con el gobierno iraní para rastrear llamadas y analizar datos.

De acuerdo con WikiLeaks, las 119 firmas listadas operan en seis segmentos: intercepción de llamadas, análisis de mensajes de texto, monitoreo de internet, análisis de voz, intercepción de GPS y creación de virus para vulnerar sistemas.

Este último registra el mayor crecimiento y permite acceder a cualquier dispositivo de manera remota; un ejemplo es la francesa Vupen, que vende esa tecnología a agencias gubernamentales y países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norter (OTAN).

Velázquez considera que “es más favorable que negativo” saber que existe esa tecnología y agregó que en México ha habido licitaciones para la compra de equipo de inteligencia cibernética, que es usada por el gobierno.

“Desde un punto de vista delictivo imaginemos que esos recursos se usen a diario por el gobierno de nuestro país para poder detectar las células del crimen organizado o narcotráfico.

Invasión desde el espacio

En cuanto al sentimiento de invasión que dicen sentir los ciudadanos al saber que su información puede ser vista, comentó que “es un tema de educación y de cultura”.

“La gente también debe entender que este tipo de proyectos pueden beneficiarlos”, dijo.

Aunque también puede ser visto sólo como un negocio, algunos manuales de uso de las empresas como la alemana Gamma detallan que una de las fortalezas de sus sistemas es contribuir al rastreo y detención de “personas subversivas”, lo que puede llevar a la represión de movimientos sociales legítimos como los registrados en Medio Oriente este año, que en varios casos han hecho uso de teléfonos inteligentes y de las redes sociales.

Andrés Velázquez recomendó no alarmarse ante las revelaciones de WikiLeaks, y tomar en cuenta que los beneficios pueden ser mayores si se usa la tecnología de seguridad con el fin de proteger a los ciudadanos.

Fuente: Excelsior

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.