• Fecha: Abr 06, 2011
  • Comentarios: no hay comentarios
  • Categorias: Sin categoría

La RepublicaEl presidente y director de investigaciones de Mattica, Andrés Velázquez, quien dirige un laboratorio dedicado a la investigación de delitos informáticos en América Latina, habló con LR sobre cómo protegerseante los ataques cibernéticos.

El experto dijo que todo se trata de desinformación y descuido.

Velázquez ha trabajado para el servicio secreto de Estados Unidos, en el área de delitos financieros; y con la Interpol y la ONU, en el tema de explotación de menores, pornografía infantil, entre otros.

¿En el país sí hay una cultura de investigación digital forense?
Sí. Desde que ocurrió lo de Raúl Reyes en el país se dieron cuenta de la importancia de la computación forense. Incluso las personas tienen una percepción de la seguridad muy interesante. Colombia es hoy el segundo país de América Latina, después de Brasil, que tiene presupuesto dirigido a este tipo de investigaciones. Hoy, Mattica trabaja con organizaciones no gubernamentales, policía, fuerzas armadas y multinacionales que quieren entender qué tan vulnerables fueron sus compañías en algún momento.

¿En qué países de América Latina tienen presencia Mattica?
Estamos en Paraguay, Ecuador, Perú, Costa Rica, Brasil y Colombia. Acá llevamos dos años y hemos visto que el mercado ha crecido mucho, de hecho, yo me trasladaré a Colombia para estar al frente de la oficina.

¿Cuáles son las tendencias en temas de seguridad?
El cómputo forense nació para hacerse desde computadoras, pero ahora lo llevamos a cabo en cualquier dispositivo que tenga una memoria, esto incluye teléfonos inteligentes, iPad, iPod y tabletas en general. Los dispositivos móviles son hoy lo más personal que existe y también lo más vulnerable. Las personas tienen imágenes, mensajes, correo electrónico, correos corporativos y cualquier cantidad de información. Además, por una convención internacional, desde 2008 todos los equipos nuevos tienen GPS, lo que hace que hoy se pueda ubicar en los lugares en los que estuvo el dispositivo antes. Aplicaciones, como MobileMe, Blackberry Protect y otras, permiten a las personas tener contacto con el teléfono luego de que ya no lo tengan o enviar un paquete para sobrescribirlo.

¿Cuál es la forma más simple de protegerse?
Cambiar las contraseñas de todo. Uno las cambia con la frecuencia que las usa, por ejemplo, si se conectó desde un café internet o desde un equipo público, haga el cambio en cuanto logre acceder desde un equipo seguro. Lo otro es no tenerlas escritas ni esconderlas por ahí. Tampoco se debe usar una sola contraseña para todas las cuentas (el 84% de las personas hace eso) ni enviar el respaldo hacia un solo correo.

¿Cómo tener un equipo seguro?
Para Andrés Velázquez hay una frase que le gusta mucho sobre el tema de seguridad: «El único sistema totalmente seguro es el que está apagado, desconectado, encerrado en un búnker, rodeado por gas venenoso, guardias muy armados y muy bien pagados, y aún así, no apostaría mi vida por el», dijo. El experto recomendó cambiar las contraseñas con cierta frecuencia, sobre todo después de usar equipos compartidos, no dejarlas en post it pegados en el escritorio o debajo del teclado y, además, no prestarle el celular a nadie.

Fuente: La República / Mónica Parada Llanes

Compartir:

No Comments Yet.

Deja un comentario

Your email address will not be published.